Posibilidades de terapia
Si no existen anomalías anatómicas como, por ejemplo, tabique nasal torcido, pólipos, amígdalas engrosadas o problemas con las fosas paranasales, se dispone de diferentes remedios y posibilidades de tratamiento. En caso de padecer de apnea es imprescindible acudir al médico.

Clips nasales o tiras nasales
Se aplican para liberar la vía respiratoria a través de la nariz.

Mascarilla de respiración con C-PAP
El paciente lleva durante el sueño una mascarilla para respirar y está conectado por medio de una manguera a un equipo de presión aérea positiva. La adaptación se realiza en un laboratorio del sueño. Es necesario acostumbrarse a los ruidos y la incomodidad. Es importante tener en cuenta que la mascarilla para respirar es para el tratamiento de la apnea del sueño y no está indicada para tratar el ronquido común.

Férulas protrusivas
Resultan especialmente eficaces, inocuas y confortables las férulas protrusivas como SleepPlus. Guían hacia delante y sujetan el maxilar inferior durante el sueño, a veces también por delante de los dientes superiores. De este modo se evita la retroversión del maxilar inferior junto con la base de la lengua. Esto puede reducir o incluso inhibir totalmente el ronquido. El método de las férulas protrusivas está probado y reconocido desde hace 20 años. Se desarrolló inicialmente en EE UU y ha suscitado cada vez más interés en todo el mundo.

Terapia biofuncional
Se ha comprobado que las personas sanas no producen ronquidos con la boca cerrada. La terapia biofuncional con » Silencos ejercita el cierre exterior e interior de la boca y fortalece el velo del paladar. Los ejercicios para fortalecer la musculatura de los labios y el velo del paladar resultan fáciles de aprender. Bastan de dos a tres meses para observar el éxito del tratamiento. La versión para la noche confeccionada de forma individualizada favorece la oclusión bucal durante la noche.

Por cierto, la terapia biofuncional también da muy buenos resultados con niños. En los casos en que la respiración por la boca, la falta de oclusión bucal o una posición de reposo con oclusión insuficiente de la boca produzca trastornos o ronquido infantil se puede acudir al ortopeda maxilar o al logopeda para aprender los ejercicios adecuados. La terapia biofuncional puede evitar posiciones incorrectas de dientes y maxilar antes de su aparición.

La terapia biofuncional también puede aplicarse en la rehabilitación, por ejemplo tras la extirpación de un tumor o un accidente cerebrovascular. Ayuda a los pacientes a fortalecer la musculatura del suelo de la boca. Mediante un entrenamiento regular y ejercicios de deglución se puede recuperar las funciones normales de la musculatura de la boca y la faringe y ayudar al paciente a volver a llevar una vida autónoma.

CONCLUSIÓN:
Pida consejo a su médico odontólogo sobre las terapias posibles más adecuadas para su caso.


A inicio de página ⇑